sábado, 30 de julio de 2011

Tríptico infantil




Son los típicos marcos pequeños de Ikea que no traen cristal sino una lámina de plástico para proteger la foto. Hice flores de papel cortadas con tijeras decorativas en diferentes colores para adornarlos y los uní con cola de ratón rosa.

Cuadros para el baño de la bodega


Con un tablero de DM, lienzo ovalado, láminas y la tan socorrida pasta de relieve y el betún de judea.




Agujas de Hong Kong e hilo de Portugal



Juntas




Vistiendo muñecas - Nancy de famosa










Visitendo muñecas - Nancy de famosa


Ya que estoy en este momento revival de los 70, volviéndome a enamorar de los muñecos y juguetes de la época porqué no resucitar mi amor por las labores. Recuerdo la envidia que me daba mi madre cuando se ponía a bordar, a hacernos vestiditos o las maravillas que salían de sus manos con el ganchillo o las agujas de punto. Tenía unas manos maravillosas. Según fuimos creciendo nos dejaron de gustar las cosas hechas en casa y paró de hacerlas. Hoy en día salvo algún bordadito sencillo a punto de cruz para las toallas no hace nada. Y yo, algo aprendí, pero me quedé con ganas de más, ahora que lo que aprendí no se me ha olvidado. Anteayer quise estrenar mis monísimas agujas de ganchillo que me llegaron de Hong Kong(superbaratas) y las bobinas de hilo de algodón que compré en Portugal. Usé para la falda y el echarpe las mangas que le corté a una camisa hace unos meses (con mi síndrome de Diógenes nunca tiro nada). El color de fondo, en crudo, casaba bien con el color del cuerpo y la boina de ganchillo que había hecho. Eso sí, todo a lo loco, sin esquema y por suerte me salió a la primera. Las muñecas no son mías, son de una amiga de mi hija que las adora y me las ha prestado, me las trajo con algo de ropa de los 70 que voy a intentar copiar, ya iré subiendo fotos de lo que salga. Y una vez más subo estas fotos sin haber terminado y rematado el trabajo por la impaciencia de enseñarlo.