domingo, 25 de septiembre de 2011

Cajón de imprenta



Comprado hace un par de meses en un mercadillo. Es uno de los cajones que componen un chibalete de impresión (siempre lo había visto escrito con v, porque viene del francés chevalet (caballete) pero la RAE no lo tiene registrado así), servía para guardar organizadamente los tipos de impresión. De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda restaurarlos y colgarlos en la pared colocando miniaturas dentro (como las casitas de muñecas de madera que teníamos de peques) o, que es la opción que yo voy a elegir, rellenando cada recuadro con motivos de punto de cruz, letras, alguna imagen pequeña, puntillas, bordados, algún dedal, tijeritas, botones de nacar... Ahora voy a tener menos tiempo pues he vuelto al trabajo pero no pienso dejar aparcada esta idea porque quiero tener cuanto antes ese rinconcito representativo de la belleza de las labores y los objetos antiguos.

La gente se deshace de unas cosas...


que a mi me encantaría tener. Mi marido se encontró esta sorpresa junto a un contenedor de papel. Pensó comentármelo al llegar a casa, porque sabe que estas cosas antiguas me gustan, sobretodo lo que tiene que ver con labores o costura, pero lo pensó mejor y lo cogió directamente y enfiló la calle arriba hasta casa no fuera que a la que me lo contara y yo decidiera ir a por ello con el coche ya no estuviera. Es hierro y pesa un montón, sobretodo cuando son las 3 de la tarde y llevas en pie desde las 5 de la mañana, no has comido y encima llevas una mochila. Es otro motivo más por el que lo quiero tanto, porque ya no es solo el esfuerzo de traerlo a casa sino que esto de "coger cosas de la basura" choca de frente con su forma de ser. Después de recorrer 300 metros con este archiperrre en brazos llamó al timbre y cuando salí a abrir me dijo: "Laura, tenemos un problema" jajaja, se me está volviendo un poco "basurillas".
Por cierto, el mes que viene empiezo mis clases de restauración y vuelvo a las de manualidades... como tengo un par de mesillas (una de un vecino y otra "adoptada de la calle") y alguna que otra cosilla que quiero renovar ya subiré los "antes y después".



Voy a comprar una madera gruesa para hacer un nuevo sobre para este pie y limpiaré a fondo de óxido el hierro y repasaré las letras doradas. Va a quedar estupenda bajo mi máquina de coser centenaria. En el próximo post pondré un objeto que va a terminar de redondear esta viñeta decorativa de mi casa.

viernes, 2 de septiembre de 2011

La tontada de hoy


Una maceta, un palo, una corona de hiedra artificial, alambre de jardín (cubierto de plástico verde) y cinta de carrocero o de florista. La corona que compré tenía forma redonda, hice con ella un corazón, el palo lo forré con cinta de carrocero y lo pinté de verde, sujeté la corona al palo con alambre y listo.
 



1000 visitas en menos de un mes...

¡que progresión! A ver si actualizo de vez en cuando que estoy muy vaga.