viernes, 29 de abril de 2016

Habitacion de Eva


Hace unos años pinté su armario empotrado de blanco, antes era de chapa metálica con laminado imitando pino y nunca me habían gustado. Ya tiene 9 años y dice que su habitación le resulta muy infantil así que nos proponemos darle un cambio. Hemos empezado por aquí. 


Quiere olvidarse del rosa, pero yo no. He optado por un lila fuerte.


Un chorrito por aquí...


Un poco más fuerte... 


Y, después de algún incidente - el cubo estalló cuando mezclaba soltando pintura en todas direcciones - así quedaron las puertas. 


Lo siguiente hacer cambios en los muebles, y la ropa de cama. Os sigo esperando por aquí, si queréis volver.

domingo, 24 de abril de 2016

París


Como detalles complementarios a la mesilla de abuelita que actualicé hace unos meses (que podéis ver aquí) quería pintar con la técnica del estarcido algo en el sobre. Siempre me han gustado las flores de lis y Paris, así que debía tener algo de ésto.

Como no encontraba en tiendas una plantilla con estos motivos decidí hacerla yo misma. Utilicé como en otras ocasiones unas etiquetas adhesivas grandes, una alfombra de corte y un cutter de precisión. Evidentemente el corte no es limpio como el de las plantillas industriales pero en este caso que fuera irregular era un plus, no un defecto y realmente no importaba porque una vez seca la pintura iba a desgastarla con un lijado suave.

La plantilla


La superficie a estarcir



Colocación


Pincel de estarcir casi seco


Retiramos la plantilla 


El resultado


Y por último un poquito de desgaste. 



Y hasta aquí el post de hoy. Así queda hasta que decida meterle algún cambio. Os espero por aquí, si queréis volver ;) 

domingo, 3 de abril de 2016

Taller de decoración con cinta cinta de arroz, el Washi original.

El lugar. un sitio muy cuqui que invita a crear. Me encanta este espacio!!



Tuvimos una presentación de producto a cargo de dos personas del Dpto. de Marketing de Miarco, que espero me perdonen porque hoy no recuerdo sus nombres. en esa charla nos contaron las bondades del papel de arroz, washi original, sin decoración. Se trataba de una cinta muy fina, bastante flexible, resistente y a la vez fácil de cortar, incluso con las manos. Tiene muchos usos aunque el principal es cubrir -como la de carrocero- o demarcar una zona que no debe ser pintada, aunque su calidad es muy superior, vamos, un artículo de alta gama. 
Otras de las particularidades que la hacen interesante es su resistencia al calor (soporta hasta 150 grados sin perder propiedades, por lo que es ideal para trabajar en exteriores y a pleno sol), no deja residuo aunque haya permanecido días pegada, lo que garantiza que no se ocasionen daños en la superficie donde estuvo adherida (podría usarse sobre papel pintado por nombrar un soporte delicado) y además,  lo que más agradezco, sirve para trazar líneas perfectas, nítidas, ya que no es porosa y no permite que penetre la pintura. Por último decir que es muy sencilla de retirar y la hay en muchos formatos de anchura para encontrar la medida idónea según el proyecto a realizar. Yo, ni que decir tiene, quedé encantada con el producto. 

Nos dieron las cintas,  una maceta metálica, pinturas, brochas, rodillos, y  sprays de muchos colores y ... libertad para hacer lo que quisiéramos. Yo no soy muy amiga de los colores fuertes o chillones y los más rebajados que habían eran un rosa y otro de beige de tiza en spray de la marca Pinty Plus y uno gris claro con acabado de esmalte. 
Y sin más paso a las fotos, la primera, en la que aparezco yo, está tomada por Olga, de inventando baldosas amarillas de ahí su marca al pie.


Como comenté arriba, trabajamos a nuestro libre albedrío, sin premeditación y con alevosía. Como hicimos dos talleres ese día íbamos demasiado justos de tiempo como para pararnos a pensar, así que fue un "aquí te pillo aquí te mancillo". Aún así salimos contentos con la toma de contacto y el resultado. 



Con las flores adecuadas luce mucho más y ahora ... a buscarle el mejor rincón... Será éste?


Quizá será mejor que lo ponga aquí?


O tal vez aquí? 


Sí, sin duda es este es su lugar. 

Y el toquecito final se lo dió Eva, a la que se le ocurrió acompañar el tiesto con un imán de la nevera en forma de conejo, que lo hace más alegre y divertido. 


Bueno, y esto es lo que dió de sí el segundo de los talleres... He empezado por el final pero no voy a dejar de mostraros el primero, que también me gustó mucho y ha dado lugar a otro rinconcito con encanto dentro de mi casa. Solo me resta deciros que os espero por aquí si queréis seguir asomándoos.  Un abrazo y hasta muy pronto.