sábado, 23 de mayo de 2015

Este fue mi día de la madre


Mis tres hijos metidos en la cocina haciendo cupcakes para mí. 


Algo salió mal... muy mal. Hay que leer bien las instrucciones... cuando indica una cucharada significa una cucharada... no un vaso.


Aún así salvaron la situación como pudieron y el resultado estaba rico, rico. 




Y mientras ellos trasteaban en la cocina... yo me bailaba mi regalo dos veces cada cara. 32 años me ha costado conseguirlo!!!!! 


domingo, 17 de mayo de 2015

La vida te da sorpresas...

sorpresas te da la vida... 

De camino al trabajo el viernes me encontré de frente con una sorpresita. Apoyado al contenedor del plástico habían dejado un objeto que enseguida llamó mi atención. 

Yo iba a pie, evidentemente sin medios para poder quedármelo así que... lo dejé correr. Lo curioso fue volverlo a ver el sábado, cuando fui de nuevo a trabajar (solo trabajo un par de sábados al año). Nadie se lo había llevado, tampoco el Ayuntamiento... ni lo habían roto como suelen hacer con estas cosas que pasan un día en la calle... Ahí seguía esperándome y...


no pude evitarlo... 



Ya está en casa!!!

Me da un poco de pena tapar la madera pero desde el primer momento sabía lo que quería hacer con él, y todo empieza por un cambio de color... ya tengo decidido cual y  después unos toquecitos de lija aquí y allí y ya os lo enseñaré cuando lo acabe. Estoy la mar de contenta. 

domingo, 10 de mayo de 2015

Nuevo rincón en mi dormitorio

Por el día de los enamorados recibí una pequeña estantería en forma de corazón, pintada con la tecnica del lavado y muy del estilo de las cosas que me gustan. Rústico, romántico de tonos suaves y neutros como manda el Shabby Chic. El fin de semana pasado decidí que había llegado el momento de que dejara de rodar por la habitación y ocupara el lugar que se merece y... acabó sobre el cubrerradiador, donde tenía una pequeña colección de ángeles que pinté hace años y algunas velas. Algunos de los ángeles acabaron el los estantes y para terminar de rellenar las casillas de la estantería elegí parte de mis frascos de perfume en miniatura y una flor de seda blanca que hice hace tiempo para algún adorno de mis muñecas. Creo que el resultado es un rinconcito bastante coqueto.