domingo, 17 de mayo de 2015

La vida te da sorpresas...

sorpresas te da la vida... 

De camino al trabajo el viernes me encontré de frente con una sorpresita. Apoyado al contenedor del plástico habían dejado un objeto que enseguida llamó mi atención. 

Yo iba a pie, evidentemente sin medios para poder quedármelo así que... lo dejé correr. Lo curioso fue volverlo a ver el sábado, cuando fui de nuevo a trabajar (solo trabajo un par de sábados al año). Nadie se lo había llevado, tampoco el Ayuntamiento... ni lo habían roto como suelen hacer con estas cosas que pasan un día en la calle... Ahí seguía esperándome y...


no pude evitarlo... 



Ya está en casa!!!

Me da un poco de pena tapar la madera pero desde el primer momento sabía lo que quería hacer con él, y todo empieza por un cambio de color... ya tengo decidido cual y  después unos toquecitos de lija aquí y allí y ya os lo enseñaré cuando lo acabe. Estoy la mar de contenta. 

2 comentarios:

Candela dijo...

A ver qué se te ha ocurrido!

Laura E. (mbmprincessita) dijo...

La idea está ya bullendo en la cabeza... espero ponerme con ello
pronto porque si no acabará en el sótano con el otro millón de cosas que tengo pensado hacer.