viernes, 1 de enero de 2010

Manchas de tinta


Inevitable que los niños no traigan alguna, alguna vez. En esta ocasión en vez de frotar y frotar infructuosamente busqué un trozo de fieltro y una tijera. A grandes males... grandes corazones

No hay comentarios: