jueves, 31 de marzo de 2011

Barro mi casita


... lalaralarita decía la ratita presumida en un cuento que escuchaba en mi infancia. Que tiempos aquellos del radio-casette. ¿Dónde irían a parar todas aquellas cintas?
Ya que hay que hacerlo lo mejor es hacerlo con clase. La escoba de momento es una escoba como las de siempre pero el recogedor (o cogedor, que de las dos maneras he oído que se dice) está tuneado a partir de uno de aluminio. Estaba "jartita" de los de plástico, que se parten solos y los que no me gustan nada son los de mano, así que compré este que ha de durar ya toda la vida, jajaja.
Lleva una mano de imprimación fosfatante, para que adhiera bien la pintura verde y decoupage con una servilleta de aceitunas. ¡Cómo no! está sin barnizar aún.


No hay comentarios: