domingo, 20 de noviembre de 2016

Memoria de mis macetas tristes


Hola de nuevo!
En un rato libre decidí dar un aire más alegre a un par de macetas que colgaban en la entrada de casa. Con el tiempo se habían ido desluciendo las flores o simplemente desapareciendo. 

Empecé por repintar los tiestos que pasaron de tener flores a ser marrones (tiestos de cerámica remozados) con una pintura con textura de arena y ahora merecían mejorar con las nuevas pinturas de tiza. Una base gris y una pátina blanca encima han conseguido el efecto que buscaba. 


Y ya sólo quedaba buscar unas flores que me gustaran, artificiales claro. Todo flor natural que ha pasado por esas macetas ha durado menos que un suspiro. En verano a la que no riegas un día te puedes despedir. ´

Esta vez decidí que irían en lilas. 


Lo que sigue es sencillo. Esponja de florista y cortar con el tamaño adecuado. 


Intentar pincharlas con gracia. 


 Y a la pared.



Un antes triste y un después con un poco más de alegría. 


Como siempre espero que os haya gustado y os animéis a hacer cosas, por pequeñas que sean. Os espero por aquí, siempre. 


1 comentario:

Mercedes M dijo...

Chulisimas. Un dia que tengas tiempo puedes poner como se hace el patinado y con qué? Es mi asignatura pendiente y me encanta como te ha quedado.
Un abrazo!