domingo, 8 de febrero de 2015

Cintas y puntillas

Lo bueno de trabajar en una empresa con mucha gente y durante muchos años es que te permite conocer en profundidad a más personas que si lo haces en una pequeña empresa. Después de 14, casi 15 años viendo y hablando con las chicas de mi departamento todas saben lo que me gustan las labores, las muñecas y las manualidades así que de cuando en cuando alguna me sorprende y me trae algo de su casa a lo que no le da uso. Esta vez Ana, del turno de tarde con quien coincido muy poquito me trajo una bolsita con un montón de cintas de pasamanería y puntillas de su madre que ya no cose. 
Estos pequeños gestos me hacen sentir apreciada porque para lo poquito que ocupan estas cosas que más da conservarlas en el costurero y en cambio se acuerdan de mi y piensan que me pueden ser de utilidad. Jo, como os quiero, chicas!! 



No hay comentarios: