lunes, 17 de agosto de 2015

Ganchillo a orillas del Río Tamuxe


Aprovechando que pasamos las vacaciones tan cerca de Portugal fue imposible no ir a dar una vuelta por algún mercadillo. Solemos ir al de Vilanova de Cerveira, donde aparte de menaje cerámico se pueden encontrar las famosas toallas y manteles que todo el mundo acaba por comprar. 
Como yo ya tengo manteles de otros años iba con idea de encontrar otras cosas. Me hice con algunas madejas de lana de algodón la primera vez que estuvimos y una aguja, porque aunque llevaba una en el bolso no era del nº adecuado. Una tarde que fuimos a bañarnos al río me las llevé para ir haciendo ovillos. Ya os podréis imaginar lo agustito que se está tejiendo al fresquito, con ese paisaje y el ruido del agua de fondo. 






Volví otra semana a por más colores y a por más cosillas que vendían en el mismo puesto, que, no dudéis, también os enseñaré.

1 comentario:

chema dijo...

pero bueno, laura! ni estando de viaje dejas de crear cosas!! ;)