jueves, 19 de enero de 2012

Tiempo libre


Acabo de leer un post, en un blog que sigo hace mucho, con respecto al tiempo libre y como lo gestiona la persona que lo ha escrito. Me ha resultado muy interesante e iba a escribir un comentario, pero al final el comentario iba a ser tan largo que se ha transformado en ésto.
A mí a menudo me preguntan como lo hago para sacar tiempo para todo lo que hago y habitualmente contesto que me lo quito de dormir y... casi siempre es así. Trabajo fuera, tengo 3 hijos, una de 4, otra de 13 y otro que acaba de cumplir 17. Resulta que de un año para acá casi siempre es mi hija mediana quien se ocupa de bañar a la peque mientras yo hago la cena o les preparo la comida para el día siguiente y suele ocuparse de vestir a la peque por las mañanas y yo duermo un poquito más, porque me acuesto más tarde para gozar de un rato de soledad nocturna y darle rienda suelta a lo que me gusta que habitualmente está relacionado con buscar blogs de manualidades o de muñequitas. Hasta el mes pasado iba a clase de restauración y de manualidades pero al final las he dejado. En parte por la complicación de que restaba 2 tardes completas a atender la casa y a mis hijos y por otra parte porque para restauración se necesita mucho tesón y una paciencia de la que carezco y en las clases de manualidades sentía haber entrado en un bucle que casi consistía en pintar y decorar cajas de madera con diferentes técnicas de sobra conocidas por mí con el fin de no molestar a la profe y que restara atención al resto de la clase. Estaba muy agusto con el grupo pero haber entrado en esa rutina hizo que otros intereses y sueños se impusieran y ahora mi intención está centrada en aprender corte y confección y patchwork (amén de otras 150.000 cosas)... ¿Que voy a hacer si soy así de veleta? El caso es que cuando me apunte volveré a sentirme oprimida por el reloj, el tiempo y las obligaciones y como soy tan indisciplinada volveré a angustiarme porque soy muy mala organizando, mi día a día es pura improvisación y todas las cábalas y esquemas que me hago cuando voy o vengo del trabajo de como gestionar el tiempo ese día o de como organizar las tareas se van al garete en cuanto pongo un pie en casa, porque empiezo por el final, y voy a salto de mata picando que aquí y de allí, dejando una cosa a medias y yendo a otra, volviendo al rato a acabar y distrayéndome con cualquier cosa y abandonando de nuevo ... y si no que se lo pregunten a mis cortinas del salón, cuya tela lleva cortada ya 2 años y está doblada en un armario a la espera de que me ponga con ellas. O a los patrones que tengo para los vestidos de Nancy hace meses y que no he hecho, o a los lienzos que tengo por pintar, los broches de fieltro que tengo por coser, las telas que tengo para bordar, las lanas que tengo para tejer, los muebles que tengo para restaurar, las muñecas que tengo por vestir... Si empiezo a enumerar no acabo. Y con las tareas de la casa otro tanto, hago lo que es obligado hacer pero no cundiéndome porque no me organizo bien tampoco. Al final ya no es la angustia sino la sensación de cansancio que te queda de esforzarte mucho y ver pocos resultados. Ya sé como lo hace la persona que escribió el post que ha dado lugar a éste pero ... y vosotros ¿Como lo hacéis?

3 comentarios:

cloti dijo...

He ordenado los cajones de las telas esta tarde cuando he llegado del trabajo. Parece que soy muy aplicada pero llevaban en el suelo del salón tres días ¡más mono el mueble sin cajones! jajajaja
Bssss
Cloti, la persona, jajajaja

Laura E. (mbmprincessita) dijo...

jijiji, veo que en todos los sitios cuecen habas, entonces.

merchina dijo...

towandaaaaaaaaaa guapa
A mi me pasa un poco como a ti¡¡ pero a mi ¡me encanta dormir¡¡

como no me gusta estar sin hacer nada... saco tiempo de donde sea para estar entretenida..y la verdad es que me cunde lo que me progongo.. me encantaría hacer pintura... pero lo dejaré para la jubilación jajajja

besitos

Merche