martes, 15 de abril de 2014

Mi curso de cupcakes - Hubo un antes y hay un después

El curso se realizaba en un local precioso, de 2 plantas, lleno a rabiar de artículos para repostería. 

Lo primero... Las presentaciones


Mi amiga Sandra, en primer plano, cantando victoria porque al fin estamos aquí


Una vez allí nos enteramos de que el curso iba a ser de modelado de flores... Se me cayó el alma a los pies porque yo me había apuntado a uno de decoración con manga pastelera que era lo que me apetecia aprender a hacer. Snif, snif, snif. Bueno, era  mejor no ponerse negativa y disfrutar de lo que deparara la experiencia.
Mientras la profe explicaba ingredientes y pasos para realizar la masa de los cupcakes y la iba preparando en directo, íbamos repasando los pasos en nuestro dossier. Mientras se horneaban comenzábamos a conocer las herramientas y materiales. y poco después ... arrancaba la primera decoración sobre unas magdalenas que ya estaban prepararadas de antemano a nuestra llegada y obviamente frías.



Todo empezó con una bolita verde que fuimos aplastando  con un rodillo y que recortamos con un cortapasta circular.



Con esto cubrimos la superficie de la magdalena. 


 Ya teníamos cubiertas las 4


Primero tocó hacer la rosa... La profe nos enseño una técnica diferente de la que yo había aprendido de pequeña con la miga de pan, por lo cual lo hice un poco a mi aire y me salió diferente al resto. La próxima vez lo haré siguiendo al pie de la letra sus instrucciones porque salieron unas rosas preciosas. 




La siguiente fue la margarita. Esta vez usamos cortadores. 




Trabajando, trabajando duramente


 En algún momento del proceso paramos unos minutos para merendarnos las magdalenas que acababan de salir del horno.


Para la anémona usamos este cortador y un acocador para darle forma y movimiento. Se corta doble y se modela un botón que se pondrá en el centro sobre el que se pincharán los pistilos 



y por último la cala que se hace también con un cortador en forma de corazón  enrollándolo en forma de cono dentro del cual se introduce el pistilo, modelado con pasta amarilla en forma de lágrima alargada. No hice fotos del proceso porque ya andábamos mal de tiempo y me metí de lleno en faena.
El resultado fue éste. 


 Los últimos detalles, hojas para la cala. 



Al final acabé encantada con el curso. 


En detalle, cupcake a cupcake.





Ya todos listos para llevar a casa 


Y para terminar pongo la foto grupal de los asistentes al curso,


En ella se nos ve a Sandra y a mí con los delantales que hice para la ocasión, casi idénticos y que Sandra no esperaba ni por asomo. Os los mostraré mejor en otro post. 
Y hasta aquí mi primera aventura pastelera... pero sin duda continuará!!!!

3 comentarios:

Anilegra dijo...

Vaya chasco ir con idea de hacer una cosa y que acabes haciendo otra , pero bueno de todo se aprende , yo tambien tengo ganas de decorar con manga , además la glasa es una cosa que se me resiste , no acabo de encontrar "la receta perfecta"
Es verdad que las rosas te quedaron geniales , y las florecitas blancas tambien son muy bonitas

Galera dijo...

Un lujo ,te han quedao de lujo,me encantan ,felicidades

Eugenia y José dijo...

Preciosos los cupcakes.
Los delantales ideales.
Besos.