jueves, 10 de septiembre de 2015

Las cosas cambian


Y sigo con los armarios empotrados.
En este caso son los 2 altos y estrechos que tengo en el pasillo. También son metálicos y llevan una lámina imitando madera en color sapelly, como los otros y les tengo la misma manía. Hace un par de años vi un papel pintado con textura y apariencia de estera de  bambú en Leroy Merlin y compré un rollo.


Ha estado criando polvo en el fondo de mencionado armario hasta mi rescate hace una semana. 


Esta es la trama del papel.


La apariencia de la puerta, más oscura que el papel que iba a colocar. Sin duda, más luminoso y elegante. 


Lo corté a la medida dejando un centimetro arriba y abajo por si después había que ajustar.


Pinté el marco de la puerta con pintura de tiza blanca 



Y con cola vinílica que seca lento y da opción a rectificar pegué el papel a la puerta cortando después el sobrante. 
Un trabajo mas sencillo de lo que esperaba. 
Éste es el resultado final.



El cambio 



2 comentarios:

chema dijo...

los armarios empotrados son muy prácticos. lo has dejado impecable y parece nuevo. hay que renovarse.

Lorena Utrillas Pérez dijo...

Mucho más chulo así ;)

Un besico
www.upciencia.com