miércoles, 13 de julio de 2016

Taller de envejecimiento de la madera con Pyma y Xylazel.


La cita: Un viernes por la tarde. La consigna: Llevar algún objeto de madera de un tamaño no superior a una mesilla.

Ya que me muevo en transporte público, lo mejor era llevar una silla infantil de madera sin tratar, que no era muy grande y pesaba poco. Verme subir al bus de esta guisa es un espectáculo. Yo, con mi silla viajera. De casa al trabajo, el trabajo al taller, del taller a casa. 


Y aquí me encuentro de nuevo en uno de estos talleres por los que he cogido afición. Tardes de relax en buena compañía experimentando y aprendiendo con nuevos productos. 
Vuelta a este local que me gusta tanto y se está volviendo un poco como mi casa, en la que me reúno con amigos. Seguramente sea la última vez que lo vea con este aspecto porque esa misma tarde lo estaban desalojando para reformarlo.


Siempre llegamos a mesa puesta. Es emocionante verlo todo tan colocado esperándote.



Primero, como está mandado, las explicaciones técnicas a cargo de Esther de Pyma. 


A su lado, con delantal verde también, Guadalupe de Recicoracion a la que habían "engañado" previamente para que probara todos los productos, hiciera muestras y nos pudiera dar una clase magistral sobre ellos.


Y posteriormente  René de Xylazel,con José dando apoyo en todo momento, hizo lo propio documentando sus explicaciones con una serie de diapositivas y chascarrillos. 


Como veis, Teníamos un amplio surtido de productos que utilizar para conseguir los efectos deseados para envejecer nuestras piezas. Podíamos decapar, teñir, craquelar, pintar, encerar, lijar, volver a pintar... lo que se nos ocurriera.


Anunciaron que al final se premiarían 5 de los trabajos que más gustaran, hechos en la tabla, con lotes de productos. 


Y entonces comenzó la revolución. Todo se volvió un campo de batalla en el que competíamos a base de martillazos y brochazos. Una bendita locura!!! 



Me gusta observar la complicidad que surge entre las participantes que ya se conocen de otras ocasiones, Aquí Nieves (Delanina) y Julia (Aunasi).
Me encanta esta foto, chicas. 


Yo sólo tenía en mente hacer mi silla...


...Y comencé a pintarla de rosa porcelana (un color que me encanta), Mientras la pintura secaba y antes de hacer el siguiente paso decidí meterle mano a la tabla. 
Casi no había hecho más que darle una base de blanco antiguo cuando oí a Esther decir: "Quedan 15 minutos". Madre mía, el tiempo vuela cuando haces lo que te gusta. Considerando las opciones... era imposible terminar la silla así que decidí terminar la tabla. 

Sin tiempo, sólo con una capa blanca y otra azul iba a quedar muy sosa por lo que acabé poniéndole mi sello... un corazón hecho a mano alzada.
  


Aunque es algo muy sencillo me reservo un post independiente para mostraros este trabajo.

Para "fingir" un acabado para  la silla, le até a modo de adorno un par de cintas muy monas que había traído Guadalupe 

Y como siempre, lo bueno acaba, y lo hace con una foto de grupo como esta. 


Mi tabla no resultó ganadora, pero he de decir que nunca pierde nadie. 
Así volvía yo de cargada después. Qué dolor de hombro y qué felicidad a partes iguales !! 




Seguramente hasta septiembre no pueda meterme en ningún otro "fregao" como éste. Cómo lo voy a echar de menos. 

Y hasta aquí puedo leer. Os sigo esperando por este rincón, volved cuando os apetezca. 

No hay comentarios: