jueves, 30 de junio de 2011

Y una tontada


Nada más llegar a casa de mi visita al chino me acordé del único molde cortapastas que no había comprado... Era así


en su momento no sabía que era, que forma representaba y no me lo llevé porque ¿para qué? y al rato mi cabeza hacía run run, run run... y hasta que no volví al chino no paró. Evidentemente el molde seguía siendo el mismo con la misma forma que no reconocía pero que me había dado la inspiración para otra cosilla. Un apretón por aquí con el alicate y otro por allá y Voilà!!!


¿Se parece un poco a la torre Eiffel o son imaginaciones mías?

No hay comentarios: